14 de enero de 2016

DIETA Y ENFERMEDADES.

Los problemas de salud con origen digestivo van en aumento.

 

Si recordamos el 'somos lo que comemos', podríamos sospechar que algunos motivos de consulta del paciente tienen su origen en la alimentación.

Se podría asegurar que todos estamos comiendo más alimentos procesados. La oferta de elaborados 'caseros, naturales, artesanales' es un gancho que funciona para que compremos el producto listo para comer, sólo calentar: purés de verdura, sopas, caldos y sofritos no se han escapado.

¡Es tan fácil y cómodo abrir un envase de caldo casero!

 

Un alimento procesado lleva implícito una larga lista de sustancias químicas, que van desde conservantes (necesarios para garantizar la vida media del mismo, sin proliferación de microorganismos patógenos), hasta otros no tan necesarios, pero que mejoran el aspecto o la textura y los hacen más apetecibles: emulsionantes, espesantes, colorantes, potenciadores del sabor.

 

Nunca en la historia de la humanidad en la dieta diaria ha habido tantos alimentos procesados como ahora.

 

Somos lo que comemos. Comemos de manera diferente y enfermamos de manera diferente.

Pacientes con migraña, eccemas, picores, dolores , malestar general, cuadros digestivos difusos...que se tratan de manera sintomática, sin pensar que el origen de su mal está en la alimentación.

 

Los protocolos de diagnóstico y tratamiento se han quedado obsoletos. Y es ahora, cuando ya estamos viendo muchos pacientes que no sabemos cómo tratar o que no evolucionan bien con los tratamientos clásicos, que en el glosario de enfermedades aparecen las INTOLERANCIAS, SENSIBILIDADES, ALERGIAS, DEFICITS ENZIMÁTICOS. Siempre relacionado con un alimento o grupo de alimentos.

 

Si sospechamos que nuestro paciente es candidato a tener un trastorno de este tipo, en su Historia Clínica debemos insistir en los siguientes signos y síntomas:

 

1-Digestiones pesadas, flatulencias, sensación de hinchazón, ardores, diarrea o estreñimiento ocasional.

 

En este apartado el paciente no suele dar importancia a la clínica porque 'siempre está así' y lo considera normal. Una evacuación diarreica esporádica no le preocupa, puesto que no tiene continuidad. Si es estreñimiento toma laxantes de vez en cuando. Desconoce que su barriga redonda y dura es por gases, y se sorprende cuando le dices que esa barriga NO es GRASA que le sobra, si no el resultado de algo que no va bien en su dieta.

 

 

2-Piel. Especial atención a eccemas, eupciones, picores, rojeces, piel seca o diagnosticada de atopia, urticaria.

 

En estos casos, suele haber tratamientos con corticoides en crema, que pueden mejorar las lesiones pero no las curan, puesto que vuelven a salir en cuanto se abandona el tratamiento.

 

 

3-Dolores musculares y/o articulares, sensación de estar siempre cansado, sospecha de fibromialgia.

 

Este paciente suele tener botiquín de calmantes y antiinflamatorios, que toma de manera habitual, por cuenta propia o pautados por su médico.

 

 

4-MIGRAÑA o dolores de cabeza frecuentes en los que se han descartado otras causas.

 

Un número importante de migrañas son de origen digestivo, llamado DEFICIT DAO.

En casos de migraña importante, el paciente ya ha pasado por la consulta del neurólogo y ha probado, con más o menos éxito, varios tratamientos farmacológicos.

 

Ante una migraña o dolor de cabeza recurrente, preguntar al paciente si ha observado relación entre algunos alimentos y la aparición de dolor.

 

DIETA

Si te identificas con alguno de los síntomas, no busques dietas en internet. Son cuadros complejos, tienen que confirmarse con pruebas y tratarse con dietas especiales, algunas muy restrictivas.

Incluso con la dieta adecuada a veces hay persistencia de algunos síntomas y recaidas.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario